viernes, 2 de noviembre de 2007

Peripecias automovilísticas y la fauna del asfalto

Es increible lo que puede llegar a hacer una persona en carretera, una de las cosas más estúpidas es confundir "el estar al volante" con "estar en un ring", evidentemente en casi cualquier pais este es un problema endémico.

Hablemos del problema que tuve el otro día en carretera, el cual desembocó en un altercado en el que en cuando menos extrañas circunstacias "dar la razón a un loco" el cual me tenía miedo, temblaba y no podía mirarme a los ojos, decir que tenía los ojos con las lágrimas saltadas....

La cuestión es que adelantándolo provoqué que tuviera que reducir la marcha, totalmente involuntario, nada peligroso, pero evidentemente merecedor de una disculpa, así o hice cuando le molesté, pero esta persona decidió llevarlo al terreno personal, empezó a serguirme a una distancia de centímetros, en plena autovía, me asusté, porque no decirlo, no estoy acostumbrado a que alguien me siga aunque me cambie repetidamente de carril, con todo todo el riesgo que acarrera el hecho de ir a 120Km/h por una autovía atestada de coches a la salida de una gran ciudad.
Decidí aminorar la marcha drásticamente, osea ponerme a 80Km/h en el carril de la derecha de manera gradual, me adelantó y me hizo gestos obscenos, lo normal para un simio que es capaz de andar erguido, no contendo con esto me siguió de manera persistente hasta que entramos en una población a la que yo me dirigía.

Resumiendo decir que me obligó a parar y tuvo la osadía de llegar increpándome a la ventanilla de mi coche, en un primer momento decidí no bajar, no merece la pena, suele ser el principio de muchas peleas, pero al final dado que parecía acojonado bajé, lo que me encontré:

Una persona con un miedo de atroz, que bajó el tono voz en cuanto me vio bajar del coche, no era capaz de mantenerme la mirada y encima se empecinaba en discutir con mi novia que estaba diciéndole que le iba a denunciar ella a él por perseguirle y conducción temeraria (algo lógico visto lo visto), entonces pensé bueno este es tonto y me tiene bastante miedo, dos opciones:

-Lo engancho el cuello y le digo que se largue, acarrearía denucias cruzadas y posiblemente dedicarle más tiempo a este "loco del volante", algo a todas luces .....una estupidez.
-Lo que hice, "darle la razón como a los locos", algo muy sano, sirve cuando estás dialogando o por lo menos inténtándolo con un individuo de esta calaña, le dije que lamentaba haberle molestado adelantándolo y que bueno que creía que podríamos olvidar todo esto, después de todo él sabía que no fue intencionado y bla bla bla....

Se fue, casi llorando, acojonado, y encima en ningún momento fue capaz de mirarme a la cara, esta gente tiene mucho tiempo libre la verdad, el 80% de la gente conduce terriblemente mal, el 10% sencillamente nunca supo, y el otro 10% son unos locos, no queda restante, no creo que nadie se merezca decir que conduce bien, pensemos que la gente confunde el ir como un cafre y controlar el coche con "conducir bien", evidentemente.....

Para mi quien mejor conduce es el que menos usa el freno.

Saludos y menudo estúpido......

2 comentarios:

carlos dijo...

jeje, menudo anormal el suicida ese

javi dijo...

mi hermano lleva dos noches encontrandose con un coche negro sin luces...la verdad es que la gente es muy burra al volante, aunque a mi mehan dicho que conduzco muy bien jejeje

¿Que empresas contaminan más?

¿Que empresas contaminan más?